Crónicas del Sur del Mundo

Lugares, Noticias y Desarrollo Turístico

Pucará de Aconquija: Arqueología, paisajes y Patrimonio de la Humanidad

Pucara de Aconquija Fue la mayor fortaleza del Imperio Inca del sur, en las verdes serranías de lo que hoy es el oriente de Catamarca, donde  numerosos restos de sus construcciones precolombinas resisten al tiempo en una aplanada cima y una muralla de unos 3.000 metros que sigue la línea del terreno por las faldas. Es el Pucará de Aconquija, en el departamento de Andalgalá, convertido en un importante atractivo turístico y arqueológico e incluido en el Patrimonio de la Humanidad de Naciones Unidas (ONU). 

El valor estratégico y defensivo que tuvo el Pucará de Aconquija para el imperio conquistador no sólo se comprueba desde esa cima, que domina todo el llamado Campo del Pucará y las serranías adyacentes, sino por la dificultad que presenta su ascenso por senderos pedregosos, resbaladizos y sinuosos desde la base del cerro, sólo unos 300 metros más abajo. Pucara de Aconquija El sitio está en la zona de Las Estancias, distante unos 17 kilómetros desde la localidad más cercana, Buena Vista, a lo largo de un camino de ripio que vadea varias veces el río Potrero y corre entre amplios campos bordeados por las sierras de Aconquija.

Las laderas azuladas, con los picos siempre nevados de los cerros Candado y Aconquija, se destacan al este sobre los verdes sembradíos de una de las zonas más fértiles de Catamarca, matizados de pequeñas flores silvestres de variados colores. En esa parte del valle se cultiva exclusivamente “papa semilla” de alta calidad, y los poderosos chorros blancos de agua de los regadores que la disparan a decenas de metros a la redonda, aportan su contraste al paisaje.

Pucara de Aconquija Si se llega desde la capital provincial, San Fernando del Valle, hay que recorrer unos 240 kilómetros hasta el Paraje Pucará, junto al río del mismo nombre, donde se encuentra la casa del cuidador del sitio arqueológico, quien registra a todo visitante y controla si regresa antes de la caída del sol. CSM llegó al lugar por invitación de la Secrearía de Turismo de Catamarca, en una soleada mañana en la que, luego de algunas jornadas lluviosas, se respiraba un aire fresco, con aromas a yuyos y aún cargado de humedad por las precipitaciones.

EL ASCENSO

Los sauces que bordean el arroyo Las Chilcas son el último verde fresco que se ve en el camino hacia los restos del Pucará, ya que a partir de allí en la subida sólo hay  sombra de unos pocos algarrobos de hojas oscuras y nada tupidos y Pucara de Aconquija después el sol pleno entre cactus, vegetación baja y matorrales, con algunas flores casi al nivel del suelo.

Tras el primer cuarto de hora, todos valoran los consejos previos de los guías de Andalgalá y del lugar respecto de portar una provisión de agua, sombrero o pañuelo en la cabeza y protector solar, ya que aún al fin del verano el sol se mantiene impiadoso en el cenit durante muchas horas, las suficientes para que las piedras también refracten el calor desde el suelo.

Los pies se hunden levemente y a veces resbalan en el pedregullo suelto de los estrechos senderos, en zigzag para hacer menos agotadora la subida por la pronunciada pendiente. A medida que se asciende, el paraje Pucará y su escuela rural se ven cada vez más pequeños, como si fueran piezas de cartón, en el fondo de la quebrada. 

Pucara de Aconquija En un ascenso sin apuro -como el que realizó CSM– lleva casi una hora hasta ver las primeras paredes de piedras encimadas, características de las construcciones incas. Resulta curioso que no hay una uniformidad arquitectónica, y la explicación es que fueron edificadas por miembros de diversas etnias sometidas por el imperio, y los esclavos de cada una aplicaban una tendencia distinta según su experiencia.

Al llegar a la cima, en la planicie verde surgen numerosos recintos sin techo -algo más de 130, dicen los guías- la mayoría de forma rectangular, además de la larga muralla, a la que le faltan algunos cortos tramos, que se pierde en las leves ondulaciones para reaparecer varias veces a lo lejos y cerrarse en un perímetro defensivo más allá del alcance de la vista. Las interrupciones en la muralla perimetral, según algunos arqueólogos, no son producto del desgaste del tiempo -se calcula que el complejo tiene unos 500 años-, Pucara de Aconquija sino partes que quedaron sin construir cuando el fuerte fue abandonado por los incas, probablemente con la llegada de los españoles.

También se puede observar lo que queda de una gran plaza o espacio abierto que une dos sectores principales, del sur y del norte: el primero, con dos conjuntos de recintos, y el norteño con un solo grupo. En la zona norte, entre dos murallas separadas por una “silla”, sobre la quebrada en que nace el arroyo Las Chilcas, se encuentran restos de una calzada de piedra que es la parte del Camino del Inca (o Qhapaq Ñan) y pudo ser uno de los principales accesos a la fortaleza.

En este sitio arqueológico no se hallaron enterratorios y había pocos restos de alfarería, a diferencia de lo encontrado en el Campo del Pucará, donde permanecen muchos de esos vestigios. Esto indicaría que la fortaleza no era un lugar de viviendas sociales, sino que como tal sólo desarrolló actividad militar defensiva y además fue utilizada durante un período breve.Pucara de Aconquija

AMBIENTE

Como en otros sitios arqueológicos andinos, en el Pucará de Aconquija reina tal quietud y el natural silencio de las alturas, que permite oír el viento aún cuando es una tenue brisa que peina los pastos bajos o cruza entre los matorrales o las piedras abandonadas que alguna vez fueron hábitat humano. Pucara de Aconquija Además de recorrer las ruinas y satisfacer la curiosidad visual en cada vericueto, es bueno dedicarle también un tiempo a la contemplación del paisaje, en el que el verde de los prados llega hasta las montañas más oscuras y asciende hasta el cielo infinito, que vira del celeste al naranja en unos atardeceres de postal.

En la planicie de la cima y entre las piedras de la fortaleza, donde hay una hierba mas tierna que en las laderas, es bueno respirar profundamente el aire puro no sólo por el propio disfrute, sino también para recuperar fuerzas para el descenso, que suele ser más doloroso para los músculos que la subida, debido a la irregularidad mencionada del terreno. Más de uno de los participantes de la visita tuvo alguna repentina sentada cuando las piernas flaqueaban, a causa del cansancio o a la falta de experiencia en senderos de montaña, pero acceder a ese sitio privilegiado, escondido sólo por la altura en la cumbre abierta de un cerro, justifica esos pequeños inconvenientes.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

En junio de 2014, el Pucará de Aconquija pasó a formar parte de la Lista de Patrimonio Mundial, cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró Patrimonio Pucara de Aconquija Cultural de la Humanidad al Qhapaq Ñan o Camino del Inca, que une seis países de Sudamérica, con una red de unos 60 mil kilómetros de extensión.

Dentro de Argentina, esa red que alcanza los 2.000 años de antigüedad involucra a siete provincias: Salta, Jujuy, La Rioja, Tucumán, San Juan, Mendoza y Catamarca. De esta última provincia, ingresó en esa categoría el Pucará de Aconquija y el tramo de unos 800 metros de camino asociado que une los restos de la antigua fortaleza de piedra y el sitio del Bajo.

El sorprendente grado de integridad y autenticidad con que se preserva la fortaleza está en los estándares exigidos por la Unesco para incluirla en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Sólo cortos tramos de la red vial andina de varias provincias fueron incorporados a la lista, por lo que hay otra gran parte que quedo afuera y puede ser declarado patrimonio histórico o cultural de cada distrito o de la Nación, pero no Patrimonio de la Humanidad según el organismo de la ONU.- (CSM)

Gustavo Espeche ©rtiz
(Derechos reservados)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *