Crónicas del Sur del Mundo

Lugares, Noticias y Desarrollo Turístico

Grutas y geoparques en Brasil, la otra opción del verano

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

bonito gruta brasilEl turismo de grutas es una cara distinta del verano en Brasil, con la fascinación que genera descubrir las bellezas ocultas bajo tierra, muchas veces en combinación con contenidos históricos y arqueológicos. Si bien el principal atractivo del país en esta estación son sus playas, existen varios circuitos de grutas y geoparques distribuidos en una docena de estados, que atraen a un 15,7% de sus turistas extranjeros -y en crecimiento-, según datos del Instituto Brasileiro do Turismo (Embratur), lo que no es poco en relación a los 28 millones de visitantes que recibió el país en el último verano.

Se trata de turitas cuya motivación no es sólo el ocio y el relax sino que, sin ser necesariamente espeleólogos o arqueólogos, llegan con la motivación de la naturaleza, el ecoturismo, la aventura y la cultura local, que se expresa en petroglifos y otras manifestaciones rupestres.  Algunos de estos sitios se encuentran en estados litoraleños, especialmente nordestinos, por lo que los turistas pueden visitarlos en una “escapada” de sus vacaciones tradicionales; otros, como los de Goiás, Pará, Amazonas y Mato Grosso, están muy adentro del continente y reclaman un viaje particular.

PIAUÍ

En sur del estado de Piauí se encuentra el Parque Nacional Serra da Capivara, que alberga la mayor colección de sitios arqueológicos y pinturas rupestres del continente americano, Serra da Capivara Piaui gruta Brasila unos mil kilómetros de las costas locales -sobre el litoral norte- o de otros estados nordestinos. Por su complejo de montañas, valles, cuevas y paneles esta reserva fue declarada Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por  la Unesco. También tuvo peso en la decisión de este organismo de Naciones Unidas los sus registros prehistóricos del lugar, ya que conserva los restos más antiguos de la presencia humana en América. 

NORDESTE

Los estados nordestinos de Rio Grande do Norte, Paraíba y Pernambuco, cuentan con sendos sitios de grutas y aqueología, aunque no en sus costas, sino cientos de kilómetros tierra adentro, ya en la gran meseta del Planalto.

En el primero de ellos se encuentra la Chapada de Apodi, con su Lajedo de Soledade, que es uno de los lugares arqueológicos más importantes e imponentes de Brasil, en cuyas lajas se puede ver expresiones artísticas e inscripciones de las primeras culturas.

chapada-diamantina gruta brasilSe trata de una zona de roca calcárea, donde la erosión sostenida formó un mini cañón abierto que muestra pinturas de animales como loros y lagartos, además de restos de perezosos gigantes, tigres dientes de sable y caparazones de armadillo del tamaño de automóviles. 

En Paraíba, estado que limita al sur con el primero, también en la meseta, se encuentra el Valle de los Dinosaurios que se extiende a lo largo de una veintena de localidades. Es un lugar donde el visitante puede caminar entre las huellas dejadas por estos animales, hundidas en la roca -en especial en la ribera del río Peixe- mucho antes de la presencia humana en la Tierra.

En Pernambuco, también vecino a Paraíba, está el segundo parque arqueológico más grande del país: el Parque Nacional Catimbau, que además de la belleza de sus paisajes y geoformas tiene 27 sitios arqueológicos, en los que se pueden ver pinturas de hace 6.000 años que representan cómo era la vida en la región. Para recorrer los monumentos geomorfológicos hay varias rutas de bajo grado de dificultad y recorridos programados.

También cercana a la costa, aunque mucho más al sur, en el estado de Bahía se encuentra la Chapada Diamantina, una región de unas 3.800.000 hectáreas, de las cuales 152.000 conforman el Parque Nacional del mismo nombre. Además de numerosas grutas, áreas rocosas y campos rupestres, en esta reserva natural nace una gran cantidad de ríos, lo que constituye otro curioso atractivo.

PLANALTO

En plena meseta del Planalto, cerca de la divisoria entre los estados de Goiás y Mina Gerais, se encuentran sendos complejos de grutas con especiales atractivos. Serra da Capivara Piaui grutas brasilEn Goiás, a unos 200 kilómetros de Brasilia, la comuna de Formosa aloja en sus cavernas pinturas hechas por los primeros habitantes de la región central del país. Siete de sus 29 cuevas exponen estas obras in situ, con motivos de animales y personas en colores rojo, naranja, burdeos o negro. 

Ya en Mina Gerais, el Parque Nacional Peruaçu ofrece más de 140 cuevas y unos 80 sitios arqueológicos, en el marco de las abundantes flora y fauna típica de la zona. Las obras de arte rupestre conservadas por la naturaleza datan de unos 10.000 años. 

TIERRA ADENTRO

Muy lejos del mar y de los lugares típicos del verano se encuentran otros de estos atractivos que llevan a las profundidades de la tierra y al conocimiento de la vida de los llamados hombres de las cavernas.  Entre ellos se pueden mencionar, en Amazonas, las Cuevas de Madadá, en Novo Airao, y en el Estado de Pará las provincias espeleológicas de Monte Alegre, Itaituba y Rurópolis, que cuentan con más de 60 cuevas y sitios arqueológicos abiertos al turismo.

Jalapao dunas Tocantins BrasilTocantins, al este de Pará, tiene mucho de estas propuestas en el Parque Estatal de Jalapao, una reserva natural poco conocida, salvaje y de difícil acceso, en la que se hallan vestigios de fauna y flora marina fosilizadas. A pesar del aislamiento y el clima del desierto, cada año crece el número de turistas amantes del ecoturismo, que además de esos atractivos recorren sus cuevas, ríos y sus impresionantes dunas de un naranja intenso que reverberan entre la verde foresta. 

MATO GROSSO

Vecino a los estados anteriores, el de Mato Grosso cuenta en este rubro con la Chapada Dos Guimaraes, que en sus grandes formaciones rocosas con estratos geológicos a la vista y profusa vegetación ofrece profundas cavernas y altos saltos de agua. Gruta do Lago Azul bonito brasilEn uno de sus valles se encuentra el segundo campo de caídas de rayos del mundo.

Más abajo en el mapa, en Mato Grosso do Sul, en las afueras de la turística ciudad de Bonito sus principales atractivos están bajo tierra, en las cavernas de Lago Azul, San Miguel y de Abismo Anhumas. En esa zona vecina a Paraguay, una de las más tórridas del continente, de entre sus rocas surgen ríos de aguas cristalinas en los que se hacen excursiones de buceo con snorkel, y curiosamente se debe utilizar un fino traje de neoprene debido a la baja temperatura del agua en sus primeros kilómetros.- (CSM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *