Crónicas del Sur del Mundo

Lugares, Noticias y Desarrollo Turístico

Comienza la temporada de avistamiento de ballenas en el Golfo Nuevo, Chubut

BallenasLas ballenas comenzaron a concentrarse frente a las costas del Golfo Nuevo, en Chubut, lo que dio lugar al inicio oficial de la temporada de avistamientos el pasado fin de semana, tanto en Puerto Madryn, donde se los realiza desde la costa, como en Península Valdés, con las excursiones embarcadas que parten de Puerto Pirámides, según lo anunciado por autoridades de Turismo de esos centros turísticos de la Patagonia. 

Los dos primeros ejemplares de ballena franca austral de año fueron divisados en mayo pasado por guardaparques del Área Natural Protegida El Doradillo, en la zona de playas Las Canteras, a unos 15 kilómetros del casco céntrico de Puerto Madryn. Tras esos casos aislados, la semana anterior comenzaron a registrarse más ballenas que ingresaban desde el Atlántico abierto a su santuario frente a Chubut, donde pronto serán dueñas de sus aguas como cada año entre junio y noviembre (1).

Las salidas para avistamiento embarcado se realizan sólo desde Puerto Pirámides, única población de Península Valdés, que es un área protegida provincial declarada además Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Son paseos con tripulación y guías especializados, que internan al visitante en el hábitat de las ballenas, donde a veces estos mamíferos efectúan un acercamiento extremo con los humanos, dada la amistosa relación que ambas partes han desarrollado en Golfo Nuevo en las últimas décadas. La mayoría de las excursiones son sólo en superficie, pero también existe una nave semisumergible que permite observar a estos mamíferos marinos desde bajo el agua, a través de ventanillas en la parte sumergida de la embarcación.

BallenasPuerto Madryn ofrece avistamientos sólo desde las costas, que pueden ser tanto desde el muelle Luis Piedrabuena, en el centro de la ciudad, cuando las ballenas se acercan a la costa zona urbana, como desde las playas de El Doradillo, en el acceso al istmo hacia Península Valdés. A diferencia de la excursiones embarcadas, que demandan adrenalina y se busca el contacto cercano con los cetáceos, que por supuesto son aranceladas, en este caso la observación es gratuita y se puede hacer mientras se camina apaciblemente por la costa de cantos rodados o sentado en una ronda de mates, siempre a varias decenas de metros de distancia.

En esta época del año, las ballenas comienzan a llegar a los golfos Nuevo y San José, al sur y al norte del istmo, respectivamente, en busca de aguas calmas para cumplir su ciclo reproductivo, luego de haber pasado una temporada o dos alimentándose de krill más al sur. Las fuentes de turismo explicaron que los primeros avistamientos pueden ser espaciados por hasta dos días en determinados lugares hasta que lleguen todos los ejemplares, ya que al no ser animales gregarios, cada ejemplar, de manera solitaria, busca las zonas más tranquilas para parir y criar a su ballenato, mientras los machos tratarán de mantenerse cerca para copular.- (CSM)

(1) Ver en este portal “La ballenas francas están por doquier en su santuario del Golfo Nuevo“, del 31-07-17:  http://www.cronicasdelsur.com/ballenas-en-golfo-nuevo-2017/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *